Apuntes para una historia breve del fútbol francés (y 1)

Una introducción 

En 1991 el PSG apareció. No es que no hubiese existido antes, pero nunca así. Apareció simbólicamente para reconfigurar el paisaje siempre cambiante del fútbol francés. La Ligue 1, hasta 2002 Division1, es una de las competiciones más singulares del fútbol europeo. Tal vez la única donde pueda hablarse de la ausencia de un rey. Los dominios, largos o cortos, se suceden abruptamente. Hay clásicos, pero no lo que podemos entender como grandes. Los históricos desaparecen, como el AS Saint-Étienne, que lleva desde 1981 sin ganar una liga y aún así es el campeón con mayor número de trofeos, y aparecen, como el Olympique Lyonnais, que nunca había ganado ninguna y acumuló un récord de siete consecutivas entre 2001 y 2008.

Los hay que son transversales, como el Olympique de Marsella, tal vez lo más similar a un grande, el FC Nantes, el Girondins de Burdeos o incluso el excéntrico Mónaco, pero sus épocas están muy espaciadas en el tiempo. Y los hay empeñados en una grandeza quimérica y millonaria como el propio PSG y en buena medida también el Mónaco. Hasta dieciocho campeones distintos se pueden contar en la liga francesa. Hay escuadras jóvenes, fusiones y refundaciones, intentos frustrados una y otra vez, dinero fluctuante, inestabilidad y cierta desafección por parte del aficionado en un país donde tal vez hay otras prioridades deportivas. Una liga singular con algo de laboratorio de ideas, entre clubes millonarios, equipos comerciales, refundaciones, fusiones, influencia de la televisiones…

psg

Cinco equipos que sintetizan variaciones y estilos aglutinando un periodo de esplendor son la excusa y servirán de guía: el PSG del Canal +, el Saint-Étienne como primer dominador de largo recorrido, el Mónaco dirigido por Arsene Wenger, el Girondins de Burdeos de Giresse y Tigana y el OLM bajo la presidencia de Bernard Tapié. Otros harán intervenciones de mayor o menor peso, caso del Nantes, alternativa en diferentes periodos u otros como Lens, Lille, Auxerre o Montpellier dispuestos a interrumpir los intentos de sometimiento de la Liga a un poder único o una rivalidad despótica.

La intención de estos apuntes es la de articular una breve historia del fútbol francés moderno, un país por lo común postergado, fuera del foco principal de la historiografía futbolera. Aunque sea esta tan modesta. 1970, año de fundación del PSG es un punto de partida simbólico, como  lo será el final con la irrupción del Olympique Lyonnais. Fracturas históricas, cambios de los tiempos, pequeñas fechas memorables, distintivas que sirven como señales de tráfico. Iremos adelante y atrás en el tiempo, usando la intrincada cronología de esa serie de equipos que se yuxtaponen y enlazan para contar la misma historia colectiva desde diferentes puntos de vista particulares. Es el periodo de mayor claridad. Hacia el pasado resulta muy complejo, hacia el futuro demasiado tedioso. Preferimos un presente eternizado.

photo-arsene-wenger-monaco

Capítulo 1: Saint-Germain y alrededores

El PSG es un producto y siempre lo ha sido. Hay algo de artificial en él. Es el equipo de una ciudad a la que no le importa el fútbol. La capital de un estado centralista que hasta el balón quiere centralizar. Pero el balón no se deja.  El PSG es fruto de la fusión de otro club novel, el Paris Fútbol Club (1969) y un histórico de las divisiones inferiores, el Stade Saint-Germain (1904). Apenas dos años después el Paris FC rompió lazos y para asegurar su puesto en la primera división se fusionó nuevamente, esta vez con el Cercle Athlétique de Montreuil, logrando mantener una notable base social. En la actualidad disputa la Ligue 2. El PSG se puso a escribir su historia demasiado rápido y a golpe de dinero. Trastabilló primero y se asentó después, a principios de los 80. En la temporada 85-86 ganó la primera liga de su historia. Antes (81-82 y 82-83) había levantado dos Copas de Francia consecutivas. Pero eso está por llegar.

En el verano de 1971 había ascendido a la Ligue 1, solo un año tras su fundación. Se clasifica en el puesto 16, pero la ruptura con el París FC lo relega a la tercera división. En 1973, el modisto y creador de ropa deportiva Daniel Hechter se hace con el club, comprado a su fundador Henri Patrelle, presidente del Stade Saint-Germain durante la fusión y vicepresidente en los 60 de la federación francesa.

platin i rep

Hetcher lo había intentado antes con el Red Star y el modesto Poissy, llegando a estar a punto de hacerse con el control del mismo Paris FC en 1972. Un año después y junto al publicista Francis Borelli y el abogado Charles Tahar, especializado en el mundo discográfico, logra entrar en el mundo del fútbol a través de un PSG a la búsqueda de socios para los despachos y también para las gradas. Las intenciones del trío tienen también que ver con la idea de hacerse con un hueco en la sociedad parisina. Para ello les servirá Jacky Bloch, un antiguo futbolista amateur y conocido de todo el mundo en París que mantiene una estrecha amistad con la estrella de cine Jean-Paul Belmondo. Esto atrae a otras personalidades como el también publicista Alain Cayzac o el político Bernard Brochand y conformará un grupo conocido como “le gang des chemises roses”. Aunque Patrelle continua siendo nominalmente el presidente durante una época, es este grupo quien de facto controla, y en cierto modo refunda definitivamente, el PSG.

En 1974, ya está de vuelta tras dos ascensos consecutivos aunque en ningún caso logra ganar las ligas, quedando respectivamente tras el Quevilly y el Red Star, otro equipo parisino, con sede en Saint-Ouen y clásico equipo ascensor del fútbol francés del periodo. En el camino se cruza con el Paris FC, que en el 74 desciende a segunda para no regresar hasta la 78-79, a su vez último año en Ligue 1 de su historia. Aquellos dos primeros años de existencia el equipo estaba liderado desde la línea de centrales por el capitán de la selección francesa Jean Djorkaeff, un veterano del Olympique Lyonnais y el Marsella, había ganado una Copa con cada uno, e integrante de la escuadra del Mundial del 66. Djorkaeff elegiría luego irse al Paris FC para retirarse como entrenador-jugador. Poco más de veinte años más tarde, su hijo, el genial mediapunta Youri Djorkaeff ganará el único título internacional del PSG, la Recopa de la 95-96, el Mundial del 98 y la Eurocopa del 2000.

papin y tapie

El otro gran club parisino, el Racing Club de Francia aun estaba por volver. Equipo importante en los 30 y los 40, su última buena época había sucedido ya a principios de la década de los 60, pero un descenso en 1964 había condenado al histórico a un peregrinaje por la segunda que duraría más de veinte años y desembocaría en sucesivos proyectos faraónicos del millonario Jean-Luc Lagardère. Vidas paralelas, el RCF y el PSG parecen comentarse paródicamente y cuyas historias están llenas de de nombres comunes.

Aquel vacío fue, precisamente, lo que animó la creación del PSG como posible competidor del entonces dominante Saint-Étienne, quien entre 1967 y 1976 apenas dejó espacio para dos títulos del Olympique de Marsella (1971 y 1972) y uno del Nantes (1973).  Determinado por el carisma de Robert Herbin, jugador primero y entrenador inmediatamente después, que entre 1957 y 1983 está en todas las ligas ganadas por Les Verts, los del Loira significan el primer intento sólido por establecer una jerarquía duradera para el fútbol francés.

original_un-entraineur-un-palmares--robert-herbin-fra-44641120

En especial memorable en su segunda encarnación en los 70, cuando llegará a disputarle primero una semifinales (1975) y luego una final (1976) de Copa de Europa al imperial Bayern Munich de Franz Beckenbauer, El Saint-Étienne trabaja durante una década desde el convencimiento de ser un grande. Jugadores como Javin, Bathenay, Santini, quien llegaría a ser seleccionador francés, o el fantástico extremo Rocheteau son el mejor exponente de la política de formación del club. En similar medida lo es también la larga permanencia del emblemático central argentino Osvaldo Piazza (siete temporadas) o la misma longevidad de Herbin al frente de un equipo, solo superada por la legendaria estadía de Guy Roux en el Auxerre entre 1964 y 2005. Para el Auxerre su gran periodo será en los 90, donde gana su única Liga (95-96) superando a los lujosos PSG y Mónaco y se anotan sus dos primeras Copas, en 94 al Montpellier y 96 al Nimes para completar, liderados por el excelente líbero Laurent Blanc, la mejor temporada de su historia.

El ascenso definitivo dejará pronto al PSG solo en París. La temporada 74-75 la comparte con el modesto Red Star pero la élite del fútbol es esquiva con la capital y descienden ese mismo año. Tal vez esa fue la causa (o la casualidad) de su definitivo asentamiento: el lugar preciso en el momento preciso. Una ciudad solo para ellos.

tumblr_ml9p1woSui1ru2ag8o1_1280

Sus primeras temporadas son poco más que una toma de contacto. Un hacerse a la categoría antes de intentar por vez primera mayores objetivos. El legendario jugador Just Fontaine es la primera adquisición simbólica para ejercer como entrenador en dupla junto a Robert Vicot. La aspiración de club rico está en su misma fundación y en el estilo llamativo de los “chemises roses”. El dominante central portugués Humberto Coelho llega desde el Benfica en el 75. Por más de un millón de francos fichan a Mustapha Dahleb, un extremo que es el mayor talento argelino de la época, desde el Sedan FC. Aunque el movimiento más temerario fue el intento de contratar a Johann Cruyff, cortejados él y su mujer durante largo tiempo por Hechter. En el verano del 75, Cruyff jugó dos amistosos con la camiseta del PSG, contra el Sporting de Portugal y contra el Valencia en un torneó amistoso organizado en París pero el holandés era demasiado caro y el Barcelona no quería vender. Cuando en el 78 Cruyff rompiese con el Barcelona, Hechter ya no estaría para ficharlo. Uno camino de Estados Unidos, el otro inhabilitado.

Es un periodo de alternativas, donde tras la superioridad del Saint-Étienne los campeones se alternan con protagonismo para un Nantes que continúa siendo el club más sólido de Francia. Entre el 77, última liga de Les Verts, y el 84, primera del breve ciclo protagonizado por el Girondins de Burdeos, los Canaries levantan tres títulos (77, 80 y 83) por dos del Mónaco (78 y 82). En el entreacto, el PSG se refuerza con mas jugadores llamativos como el defensa ex-Atlético Ramón Heredia, el volante Jean-Claude Lemoult, internacional en el 82 o el delantero Carlos Bianchi, años después entrenador fundamental en el fútbol argentino y por entonces el más peligroso rematador de la Ligue 1, tal y como había acreditado en el Stade de Reims. Bianchi dejó soberbias cifras en sus dos temporadas en París (37 y 27 goles) pero no sirvieron más que para garantizar la estabilidad de un equipo clavado a la mitad de la tabla.

surjak

En la 77-78 fueron undécimos en un campeonato ganado por un Mónaco que ese mismo año había ascendido y en la siguiente, 78-79, hicieron decimoterceros mientras el RC Strasbourg logra su primer y único trofeo contando en su plantilla con Arsene Wenger, luego entrenador del estupendo Mónaco de los primeros 90.  Esa misma temporada Hechter es sancionado y apartado del club por venta ilegal de entradas haciéndose desde ese año con el control Francis Borelli, quien será presidente durante su primer periodo de triunfos en los 80 para dejar luego el club, muy endeudado, bajo control de Canal + en 1991. Borelli no se apartará del fútbol, sino que se hará con la presidencia del AS Cannes y entre el 92 y 96 el equipo llegará a jugar dos veces la Copa de la UEFA. Hechter, por su parte, se moverá hacia Alsacia en los 80, donde logrará el control del RC Strasbourg y en los 90 se involucrará en política de la mano de Bernard Tapie, presidente-escándalo del Olympique de Marsella, entonces en la lista Énergie Sud vinculada al PRG (Partido Radical de Izquierda).  Extrañas endogamias.

Los títulos para el PSG estaban también a punto de llegar. En el 81 firman su mejor puesto en Liga (5º) y al año siguiente se hacen con su primera Copa de Francia.  La final es infartante. Con Rocheteau empatando a 2 en el último segundo y el PSG levantando el trofeo en unos ajustados penaltis. El rival era el último gran Saint-Étienne, que contaba entre sus filas con un talento como el de Michel Platini, a un paso ya de firmar por la Juventus. Junto a él, el delantero holandés Johnny Rep, miembro del legendario Ajax total, el centrocampista pied noir Jean-François Larios, el defensa de Martinica Gérard Janvion, quien en el 83 fichará por el PSG o Patrick Battiston, pronto fundamental en el auge del Girondins de Burdeos.

Stewart Matra 1969

El PSG había ido reformando y con Georges Peyroche, precisamente un antiguo jugador del Saint-Étienne en los 50, encaraba unos años prometedores. El equipo contaba con un sólido delantero como el chadiano Nabatingue Toko y se articulaba a partir de un formidable centro del campo, sustentado en Ivica Šurjak, dominante mediocentro del Hajduk Split de los 70 y el talentosos jugadores franceses como Dominique Bathenay o Dominique Rocheteau, ambos fichados desde el Saint-Étienne en una exhibición de fortaleza económica o sobre todos, Luis Fernández. Medias caídas, sin espinilleras, desgarbado y contrahecho, Fernández era un ejemplo de entrega, empuje y laboriosidad. Todo ello, unido a su enlace directo con los sentimientos de la grada, le convirtieron en complemento ideal para uno de los grandes centros del campo de la historia, el de la selección francesa entre el 82 y el 86, y corazón del PSG. Eso no significaba la ausencia de algunas operaciones extrañas, como el breve paso de Oswaldo Ardiles cedido por el Totthenham durante unos pocos meses del año 82 debido a la Guerra de las Malvinas.

La temporada siguiente, con un bloque muy similar donde el bosnio Safet Sušić, quien permanecerá en el club hasta el 91, sustituía al croata Šurjak, el PSG mejora su posición liguera al terminar tercero y dobla la vitrina copera, esta vez venciendo 3-2 al Nantes, campeón de aquella liga y liderado por futbolistas como el mediapunta de origen malí José Touré, el delantero bosnio Vahid Halilhodžić, que cambiará Nantes por el PSG, el central Maxime Bossis, pieza fundamental de la selección o Thierry Tusseau, otro mediocampista que pronto formará para el Girondins. Ambos, curiosamente, jugarán desde mediados de los 80 para el RC París, al igual que Luis Fernández, dentro de un nuevo proyecto demencial de Lagardère.

Safet SUSIC
Safet SUSIC

Dueño del grupo Matra, dedicado a la fabricación de material bélico, aeronáutico o automovilístico, también tras la compra de Hachette al sector editorial y publicitario, pretendía la creación de un equipo que confrontase al PSG en París y en sus mismos términos. Lagardère, que había triunfado en sus inversiones en la F1 en los 60 y 70 llegando a ser Campeón del Mundo en 1969 con Jackie Stewart, decidió en los 80 enfocar Matra hacia el floreciente negocio del fútbol.  En 1982 compra el Racing Club de París y propone al París FC una fusión que estos rechazan. Ante tal ausencia de acuerdo compra también este y lo convierte en filial. Tras un breve paso por primera en la temporada 84-85 con el argelino Rabah Madjer como estrella incrementa el gasto en fichajes. Todavía en 2ª y como Racing París 1 recluta al icónico central del Nantes Maxime Bossis, a Philippe Mahut desde el Saint-Etienne, al delantero congoleño Kabango, al español Daniel Solsona o a Victor Zvunka, un veterano del Olympique de Marsella que ejercerá como entrenador-jugador. El ascenso no supone dificultad y en el 86 reaparece en primera, compartiendo el Parque de los Príncipes con el PSG. Pero mientras estos habían logrado reunir una creciente parroquia, el equipo de Lagardère apenas llevaba unos pocos miles de aficionados.

La prensa se ensañaba con el club debido a un nuevo cambio de nombre, el Matra Racing, que exacerbaba su carácter comercial desalmado. Llegaron el excelente mediapunta alemán Pierre Littbarski desde el Colonia, el estilista uruguayo Enzo Francescoli, uno de los jugadores deseados en Europa tras una época formidable en River, a Tusseau desde el Girondins, a Germain (mediocentro defensivo clave luego tanto en OLM como en PSG) desde el Nancy y en un golpe directo al rival a Luis Fernández. Al banquillo otro refuerzo de lujo, el portugués Artur Jorge recién campeón de Europa con el Oporto y futuro arquitecto del PSG de los 90. Un triste puesto 13 no justificó la inversión y las alegrías se limitaron a la victoria frente al PSG en un derby extraño y artificial.

racing

El Racing Club de París era un clásico cuya historia se remontaba a los mismos inicios del fútbol francés. En la década de los 30 había vencido en una Liga y en las siguientes décadas su presencia había sido sólida (varias copas, subcampeonatos…), pero aquel equipo era una parodia de la historia que solo compartía las listas horizontales blancas y celestes. Tan rápido como se recreó, se desintegró. Antes de cumplir la década en el equipo Lagardère lo vendió tras salvarse del descenso la 1988-89. De nuevo Racing París, descendieron al año siguiente sin colchón económico y huérfanos de afición. La despedida fue, al menos, hermosa, ya que se completó con una final de copa frente a un Montpellier que contaba entonces con Blanc, el central brasileño Julio Cesar, el carismático mediocentro colombiano Carlos Valderrama o un joven Eric Cantona. Derrotados 2-1, lo mejor que podían ofrecer era un interior elegante formado en el Sporting Toulon: David Ginola.

La Liga se alimentaba del atractivo que el Mundial del 86 todavía ejercía sobre Francia y de un mercado interno en constante trasvase entre los clubes que, a su vez, provoca fluctuaciones en los dominios. Esto asienta la idea de unas jerarquías no duraderas, si bien extraordinariamente sólidas durante el periodo en el cual se dan. La sensación es que la oportunidad de ser grandes, o de hacerse grandes, está abierta para casi todos. Esa era la oportunidad que quería tomar ya a mitad de la década de los 80 el PSG y que en la cual el Matra Racing fracasó estrepitosamente mostrando la otra cara del fútbol de nuevo rico, de la urgencia sin cimientos o de la destrucción de la identidad. Será el Girondins de Burdeos, un club clásico, quien se aproveche, dejando solo durante un año la oportunidad a los parisinos de asaltar el gran título; será en la 1985-86.

PSG-Vintage-Bats

El Girondins llevaba sin ganar la Liga desde el año 50, su única además. A principios de los 60 habían sido alternativa, pero sin metal. Dos décadas después su fútbol de alta escuela se vio recompensado con un ciclo excepcional bajo la dirección de Aime Jacquet, otro exfutbolista del Saint-Etienne en los 60 y quien más de una década después y con un fútbol mucho menos acogedor hizo a Francia campeona del Mundo.

Su Girondins, en cambio, estableció una mutua influencia respecto a aquella otra selección que sería campeona de Europa en el 84 y disputaría dos semifinales mundiales. Los volantes de aquel equipo eran los de los bordeleses, Alain Giresse, símbolo del club, y Jean Tigana.

000-enzo francescoli

La construcción de este Girondins no difiere de la del PSG (en esta u otras épocas), la del Mónaco de Jean-Louis Campora, el Olympique de Marsella de Bernard Tapie, el Olympique Lyonnais de Jean-Michel Aulas o pese a su fracaso contumaz el Racing Club de Jean-Luc Lagardère: dinero inyectado desde la órbita de los negocios por presidentes carismáticos.

De algún modo, las fluctuaciones del fútbol francés parecen marcadas por estas personalidades, tal vez pudiendo hablarse del fútbol francés como uno de presidentes que imprimen su propia personalidad sobre determinados equipos. El impacto del fútbol en Francia tras el éxito organizativo de la Euro del 84, ganada por aquella selección memorable, había atraído el dinero hacia los equipos, haciendo la Liga atractiva y ofreciendo la posibilidad de importar talento foráneo. La semilla del cambio de los 90 se plasma aquí.  No en vano, el 84 es el año de fundación de Canal +.

psg1982_0525125355

Tres ligas en cuatro años, dos copas y una semifinales de Copa de Europa, en el año de la tragedia de Haysel, precisamente siendo eliminado por la Juventus y otra de  Recopa en el 87, esta vez frente al sorprendente Lokomotiv Leipzig. Títulos y competiciones quien dieron brillo a un periodo por sí mismo sólido y memorable. Historias para otro capítulo.

Tal vez el PSG estaba entonces más centrado en sus propias y primeras experiencias europeas, saldadas con unos meritorios cuartos de final contra el Waterschei Thor en el 83 (año en el cual el Aberdeen de Alex Ferguson derrotaba al Real Madrid en la final) y un choque de octavos contra la poderosa Juve al año siguiente, y parecieron notar las alturas, el peso de los torneos.

b5ca3ff2b8adbfcc60b0d3a0611de5ef

Así, mientras el Girondins aseguraba su segunda Liga consecutiva en 1985, los parisinos caían el puesto 13, su peor clasificación en años. En realidad, tomaban impulso para el esfuerzo definitivo que será su primera Liga.

Lo ganan con Gerard Houllier en el banquillo, fichado ese mismo años desde el Lens. Allí había forjado un equipo sólido, pero nada llamativo cuya mejor clasificación había sido un cuarto puesto en el 83. Pero, solidez es los que ofrece al PSG para derrotar al Nantes, uno de los pocos equipos franceses que siempre parecen (o al menos parecieron durante un largo periodo) estar. Su fútbol de oficinista, funcionarial y sin gracia pero eficiente como la maquinaria de la burocracia lo construyó a partir de la llegada a la portería de Joel Bats desde el Auxerre.

bianchi

Había superado un cáncer de testículos en el año 82 y emergido no solo como uno de los grandes porteros europeos de su tiempo sino como una personalidad excéntrica singular. Jugaba con una extraña calma y esa misma relajación transmitía.

Era pequeño pero extraordinariamente ágil, atento y con una lectura tremenda del mano a mano. El resto de la estructura dependía de la inteligencia del central Jean-Marc Pilorget, convertido por Houllier en titular o la pareja de centrocampistas Poullain, un ex de Nantes y el clásico Luis Fernández. Junto a ellos, la calidad de Susic y Rocheteau y otra incorporación clave desde el Auxerre, el zurdo holandés Pierre Vermeulen que compensó su carencia de gol con una devoción militar por el equipo.

psg watesrchei 1983 6

Más de una década después Houllier fichará por el Liverpool para comenzar el minucioso proceso de desmantelamiento de un estilo de fútbol y, paradójicamente, recuperar la senda de los triunfos que se extenderá con Rafa Benítez. Con él, el Liverpool vuelve a ganar (Copa de la Liga, FA Cup y Copa de la UEFA, todo en 2001) tras diez años de absoluta sequía. Los caminos del fútbol. En París Houllier solo se mantuvo dos temporadas antes de aceptar la llamada de la Federación Francesa para ocupar distintos puesto técnicos, incluido el de seleccionador absoluto entre el 92 y el 93.

La Liga terminó por ser un espejismo y no solo no fue capaz de mantener el éxito, sino que en su último año se desplomó hasta un alarmante puesto 15 mientras veía como el elegante Mónaco de Arsene Wenger y el Olympique de Marsella eran los nuevos proyectos ascendentes.

borellicoupe

Con Wenger, el Mónaco logra una Liga (87-88) y dos Copas (85 y 91) además de la disputa de una final de Recopa en 1992, perdida contra otro equipo de moda por entonces como el Werder Bremen que vivía su edad de oro con Otto Rehhagel como entrenador y jugadores como Marco Bode, Mirko Votava, Dieter Eilts, Ulrich Borowka, el neozelandés Wynton Rufer, un Klaos Allofs a quien habían recuperado desde el Girondins, el austriaco Andreas Herzog o Mario Basler, futbolista-sensación durante unos años. Pura clase obrera del fútbol y un equipo rocoso y feo, en gran medida opuesto al fútbol grácil de los monegascos.

Buenos años para las alternativas a los poderes oficiales, en todo caso, incluso a aquellos que están surgiendo como el del Olympique de Marsella que en muy poco tiempo ha construido un acorazado que se impondrá tanto en la competición local durante casi toda la primera mitad de los 90 como fuera jugando dos finales de Copa de Europa y levantando el título en la segunda de ellas frente al Milan en la 1993-94.

psg recruits 85

El auge de los marselleses está íntimamente ligado al de los parisinos. De hecho, el PSG experimenta un tercera refundación cuyo objetivo no es otro que ejercer de contrapeso al OM y tratar de forjar una rivalidad nacional que potencia los intereses de un operador televisivo que iba a revolucionar no solo el fútbol francés, sino el continental (y mundial): Canal +.

Antes de la entrada en vigor de la Ley Bosman en 1995 esa entelequia que llamamos “fútbol moderno” ya se había instalado. Fueron los operadores de TV quienes la trajeron. Suyos fueron los impulsos que provocaron los grandes movimientos de las placas tectónicas del fútbol, los cuales llevaron a la disolución del modelo deportivo/organizativo/económico/competitivo anterior. 1992 fue el año de la ruptura. El año en que nació la Premier League y la Champions League. 1991 fue la antesala: el año en que Canal + se hace con el control del PSG…por culpa del Olympique de Marsella.

johann cruyff

La First Division fue refundada en el 92 como Premier tras la entrada en el mercado de Sky Sports, que en 1990 había sido adquirida por el magnate australiano Rupert Murdoch como parte de su plan para infiltrarse en los medios británicos. Sky rompió la banca negociando contratos televisivos directamente con los clubes que superaban por mucho los ingresos que la BBC les proporcionaba.

El trabajo de zapa comenzado en el 90 cortejando a los clubes más poderosos fructificó en el 92 cuando los equipos de la primera división rompieron con la liga de fútbol y forzaron la refundación de la competición, confirmando de paso el monopolio de una Sky que se convertía en la operadora de televisión por cable terrestre más poderosa de Europa y Rupert Murdoch en una figura central de la economía y la política británicas, con sus medios apoyando a Tony Blair desde mediados de la década.

CfYu7nWWsAE7BFs

En paralelo la Copa de Europa se diluía en la Champions League (la primera ganada curiosamente por el Olympique de Marsella), una idea cuyo origen hay que rastrearlo en 1988 en los planes de otro magnate de los medios, el italiano Silvio Berlusconi, presidente del AC Milan por entonces,  que con el apoyo de Ramón Mendoza, presidente del Real Madrid,  empujaba la liga europea. En el 90, Mendoza y el presidente del Glasgow Rangers David Murray logran que la UEFA acepte a consideración su propuesta de liguilla previa para la Copa de Europa.

En la temporada 91-92 se prueba un sistema mixto donde tras dieciseisavos y octavos por eliminación directa,  cuartos y semis se sintetizaban en dos grupos y formato liga, siendo el líder de cada grupo el finalista.  El formato se mantendrá dos temporadas más, pero es en la 92-93 cuando se efectúa el cambio de nomenclatura a Liga de Campeones. En la 94-95 los grupos pasan a la primera fase y las rondas directas desde cuartos de final.

jacquet girondins

La nueva marca fue el modo de comercializar el producto de manera más agresiva. La UEFA ejercía de cabeza de una corporación de sponsors que ostentaban derechos exclusivos sobre la Champions y facilitaba la venta de paquetes de derechos de televisión a los operadores en jugosas subastas. La Champions era un macronegocio, un escaparate gigantesco y el artículo de lujo definitivo del neofútbol.

Este cambio de paradigma llegó, por supuesto a la FIFA y al Mundial, oscureciéndose los intereses cada vez más en la administración Blatter si bien fue el legado final de João Havelange, bajo cuya presidencia el evento llegó a los Estados Unidos. Los derechos de aquella emisión fueron adquiridos conjuntamente por ABC y ESPN por 11 millones de dólares. En 2014, Fox, otra parte del conglomerado Murdoch, se hacía con los dos próximos mundiales por 425 millones de dólares.

fontainehechter

El caso Bosman, juzgado entre 1990 y 1995 no fue otra cosa que una consecuencia de este nuevo contexto.

En 1991, cuando Francis Borelli deja la presidencia del PSG la deuda del club asciende a 51 millones de francos. En 1998, Borelli será suspendido y sentenciado a 8 meses de prisión por irregularidades en su gestión sucedidas durante esta última época.  Es entonces cuando Canal + decide hacerse con el PSG. Su estrategia era la de asegurar una rivalidad (deportiva, social, económica…) respecto al Olympique de Marsella que presidía Bernard Tapie, quien en aquel periodo de principios de los 90 lo mismo era dueño de Adidas, a la cual había recogido al borde de la bancarrota, su especialidad como empresario, que ministro bajo la presidencia de François Mitterrand.

Coppa_UEFA_1989-90_-_Torino_-_Juventus_vs_PSG

Tapié aparece como un Lagardère a quien le salen bien las cosas. Incluso comparte a Enzo Francescoli. Como él, antes del Olympique había conocido el éxito deportivo en otra disciplina, en su caso con un equipo ciclista, La Vie Claire, que había ganado los Tour del 85 y el 86; el primero con Bernard Hinault y el segundo con el norteamericano Greg LeMond.

Es en ese 1986 cuando Tapié se hace con el Olympique y en 1989 comienza un arrollador dominio completado con cinco ligas seguidas y dos finales de Copa de Europa, la segunda de ellas ganada frente el Milan. La historia terminó abruptamente ya que ese mismo año, el 93, es desposeído de su último título y Tapié inhabilitado por compra de partidos.

equporquet

Esto aun estaba por llegar y el dominio, sobre todo económico, del Olympique amenazaba con estrangular la liga francesa. A través del PSG Canal + buscaba garantizar un contrapeso y, a la vez y si la operación salía bien, asegurarse el control sobre un fútbol en transición desde dentro del mismo porque Canal + compartía los derechos de emisión con TF 1 pero ofrecía un estilo completamente distinto en la forma de una cobertura técnica revolucionaria y un tratamiento informativo renovado que en España conocimos dado que la empresa se introdujo a través del Grupo Prisa en 1990.

Jaques Chirac, entonces alcalde de París (por la derecha gaullista, frente a la izquierda mitterranista que representaba también Tapié en Marsella; con lo cual vemos también un interés en un contrapunto político) y desde 1995 presidente de la República, aparece como garante del plan de Canal + para salvar al PSG; ya sin remedio convertido así de facto en el equipo representativo de la ciudad.

dahleb

C+ es el socio no mayoritario con un 40% del control del club, pero en la práctica los dirige sobre los restos de los “camisas rosas” que permanecen como meros hombres de paja.

El presidente sobre el terreno  y director deportivo es el periodista y productor de TV Michel Denisot, uno de los fundadores y hombres fuertes de Canal +. Denisot es un respetado comentarista deportivo, que había sido en los 80 presidente del modesto La Berrichonne de Chateauroux, club al cual profesionalizó y logró llevar a la 2ª División. Una década más tarde de su gestión, La Berri ascenderá ala Ligue 1 y llegará a jugar una final de Copa en 2004 precisamente contra el PSG.

enrico macias - francis borelli - jacques paugam - psg 1986

El Ayuntamiento parisino no solo se hace cargo de la deuda del club, sino que aporta a esta refundación encubierta 30 millones de francos. Canal + contribuye con otros tantos y entre patrocinadores, anticipos de venta de entradas, derechos televisivos, etc… se completa un impresionante presupuesto de 120 millones de francos capaz de competir de tú a tú con el OLM. Los dos objetivos inmediatos de la operación se cumplirán: la potenciación de la liga doméstica y la consecución de un escaparate europeo.

Así, durante la primera mitad de los 90, la Ligue 1 (llamada hasta 2002 División 1) y sus equipos serán algunos de los más apasionantes y atractivos de la primera mitad de los 90, apareciendo PSG, Mónaco, Girondins, Nantes y OLM en numerosas semifinales y finales europeas. Una presencia que vendría a ser rota por el brutal dominio que sobre la década de los 2000 ejercerá el Olympique Lyonnais, el cual paradójicamente solo logrará una presencia en las semis de Liga de Campeones en 2010, cuando ya había dejado de ser campeonísimo a favor del OLM, el único finalista europeo francés de los 2000, derrotado en la UEFA de 2004 por el Valencia de Rafa Benítez, entonces oposición firme al duopolio Real Madrid/FC Barcelona en la liga española.

bianchi y dahleb

Programa Nº 37 Especial Tercer Aniversario de “Lleno hasta la bandera”

Ya hemos grabado, editado y publicado el programa nº 37 Especial Tercer Aniversario de “Lleno hasta la bandera” (la tertulia del hincha).

Si tenéis interés en escucharlo no dudéis en pulsar sobre el siguiente enlace;

https://llenohastalabandera.com/2017/03/18/programa-no-37-especial-tercer-aniversario-lleno-hasta-la-bandera/

Programa Nº 37

Los temas tratados en este programa/tertulia Nº 37 Especial Tercer Aniversario de “Lleno hasta la bandera” son;

-”Historia de la Recopa de Europa”, comentado por Juanchi. (Comienza en el minuto 12:49 del programa).

-”El West Ham campeón de la Recopa en la temporada 64-65″, comentado por Nele. (Comienza en el minuto 1:04:37 del programa).

-”El Aberdeen campeón de la Recopa en la temporada 82-83″, comentado por Esbilla. (Comienza en el minuto 1:52:25 del programa).

-”El Parma campeón de la Recopa en la temporada 92-93″, comentado por Pentayus. (Comienza en el minuto 2:41:00 del programa).

Tema musical de despedida del programa nº 37 Especial Tercer Aniversario; “The ballad of Paul Tierney” por The Lonely Tourist. (Comienza en el minuto 3:08:54 del programa).

Todo el equipo de “Lleno hasta la bandera” esperamos que os resulten interesantes los temas tratados en este programa/tertulia nº 37 Especial Tercer Aniversario.

“Le Derby de la Bretagne”, Rennes-Guingamp

Bretaña (en francés, Bretagne, en bretón: Breizh, en galó: Bertaèyn) es una de las regiones administrativas del noroeste de Francia. Tradicional e históricamente se extendía por los actuales departamentos de Finisterre, Costas de Armor, Morbihan, Ille y Vilaine y Loira Atlántico.

Desde el nacionalismo bretón se reivindica como territorio histórico bretón, además de la actual región de Bretaña, el departamento de Loira Atlántico, que perteneció a la Bretaña histórica y actualmente pertenece a la región de los Países del Loira.

El Derbi Bretón

La reforma territorial de 2014 no afectó a la delimitación de la región, siendo una de las cinco regiones metropolitanas que no cambiaron.

En la prehistoria, los antiguos bretones fundan, en sus primeros asentamientos, la Armórica (tierra del Mar). Hacia los años 3.000 a 1.800 a.C. aparecen los primeros agricultores sedentarios que construyen los famosos en la región dólmenes y menhires megalíticos.

rennes1966

En la Edad del Bronce, (1.800 a 600 a.C.) los armóricos comercian joyería y productos del bronce con sus naciones vecinas: escandinavos, germanos, íberos, etc. En el Siglo V a.C. (Edad del Hierro), los celtas, pueblo germánico proveniente de Europa Central, invaden Armórica y traen consigo el hierro, metales preciosos y un importante desarrollo militar y ejércitos armados y organizados, así como su lengua y sus costumbres, y dan origen a los galos, como son llamados luego por los romanos.

En el año 56 a.C. Julio César invade la región y ésta pasa a ser una provincia romana, la Galia Lugdunensis. A la retirada de los romanos, Gran Bretaña, invadida en el Siglo V por los anglo-sajones, inicia una emigración inmensa de sus pueblos celtas, que cruzan el Canal de la Mancha y llegan a la península, que pasa a llamarse Bretaña (Britanny, Bretagne) y sus habitantes bretones.

staderennais79-80

Se inicia otra organización política y religiosa, con la inserción del cristianismo romano de los irlandeses. De esa época viene la leyenda del Rey Arturo. En los Siglos VII y VIII se forman varios principados, hasta que caen todos bajo el poder de los francos con el reinado de Carlomagno. En 846, el duque Nominoé consigue, tras varias batallas la independencia de Bretaña. Durante la segunda mitad del siglo IX, los bretones reconocieron el gobierno de los duques normandos.

En 922, Geoffrey, conde de Rennes, se proclamó duque de Bretaña. En 1066 Guillermo el Conquistador, rey normando, invade Inglaterra, donde los normandos franceses quedarán por más de 400 años. 2.000 bretones lo acompañaron.

1321659068

En 1171 el ducado de Bretaña pasó, a través de una alianza matrimonial, a Geoffrey Plantagenet, príncipe normando, hijo de Enrique II de Inglaterra. Para entonces la capital del ducado era Nantes. Los siglos XIV y XV marcan el apogeo de la civilización bretona.

Después de largos períodos de lucha con los franceses, hacia el fin del siglo XV la Duquesa Ana de Bretaña acepta casarse con el Rey de Francia, Carlos VIII. En 1532, Bretaña pasa a ser territorio francés, como herencia de la alianza matrimonial. La capital, a partir de entonces, es Rennes.

arton3607

Rennes (en galó: Resnn; en bretón: Roazhon) es una ciudad francesa ubicada a 308 kilómetros al oeste de París, tiene una gran importancia a nivel político ya que es la capital de la región de Bretaña, así como también es la capital del departamento de Ille y Vaine, respecto a lo que se refiere a la cantidad de habitantes esta ciudad ocupa la posición número decimoprimera ya que tiene actualmente 207.922 habitantes.

Rennes es también conocida como una ciudad estudiantil la cual tiene una población importante de estudiantes que viajan por una determinada cantidad de tiempo con este fin, se calcula que es la octava ciudad universitaria de Francia.

rennes4

Guingamp (Gwengamp en bretón) es una localidad y comuna francesa, en la región de Bretaña, departamento de Côtes-d’Armor. Es la subprefectura del distrito y la cabecera del cantón de su nombre. Su población es de 7.235 habitantes. La aglomeración urbana –que incluye también Ploumagoar, Pabu, Grâces, Plouisy y Saint-Agathon- tenía una población de 21.572 habitantes. Está integrada en la Communauté de communes de Guingamp.

A pesar de la diferencia abismal entre el número de habitantes de estas dos poblaciones bretonas, Rennes y Guingamp, rivalizan desde hace varias décadas (desde los años 70) por la hegemonía del balompié de la región francesa de Bretaña a través de sus equipos representativos: el Stade Rennais F.C. y el E.A. Guingamp. Esta rivalidad es conocida como El Derbi Bretón y ha llegado a traspasar las fronteras de la región, sobre todo con las dos recientes finales de la Copa de Francia (2009 y 2014) que les enfrentó en un ambiente espectacular en el Stade de France parisino.

rennes3

Señalar que esta rivalidad trasciende lo futbolístico y se considera que reproduce el enfrentamiento entre lo urbano y lo rural, los bourgeois contra los paysans, la Alta Bretaña que habla Galó (lengua latina propia de esta zona de Francia) contra la Baja Bretaña que habla Bretón (lengua céltica bretona).

No obstante, la región de Bretaña cuenta con otros equipos que también han jugado en las primeras divisiones del fútbol francés como por ejemplo el F.C. Lorient o el Stade Brestois, y también, para los que consideran Nantes como una parte de Bretaña, el F.C. Nantes (otro eterno rival histórico del Rennes). En muchas ocasiones, en Francia, se utiliza el término de Derbi de Bretaña para referirse a los enfrentamientos entre todas estas escuadras bretonas.

ea_g_1943-44-53351

El Stade Rennais Football Club, ​​comúnmente abreviado como Stade Rennais, y conocido como Rennes, fue fundado en 1901. Al principio, era un club polideportivo que llevaba el nombre de Stade Rennais, hasta su fusión con el Football Club Rennes en 1904, convirtiéndose a partir de esa fecha en el Stade Rennais Université Club. Jugó sus primeras competiciones oficiales a partir de 1902 en el Comité de Bretaña dentro de las organizaciones oficiales de fútbol francesas. En 1912 el club se mueve a un terreno situado en la Vilaine, ubicación donde se erigiría el actual Roazhon Park (a día de hoy tiene una capacidad de 30.000 espectadores).

Después de brillar en las competiciones regionales, el Stade Rennes se haría un nombre a nivel nacional al llegar a la final de la Copa de Francia en 1922 y 1935. Durante este período, en concreto en 1932, el club se convierte al profesionalismo. En la década de los años 60, bajo la dirección del entrenador Jean Prouff se convirtió en uno de los mejores equipos del conocido en Francia como l’hexagone, ganando dos veces la Copa de Francia en 1965 y 1971.

guingamp-9495

Estos buenos resultados en el pasado quedan ya muy lejos para los hinchas de los Rouge et Noir (el apodo del equipo). Después de la independencia de la sección de fútbol respecto del club polideportivo en 1972, el club adquiere en ese año su nombre actual de Stade Rennais F.C.. Desde entonces el equipo tiene una larga travesía en lo que a nuevos títulos se refiere, además de estar marcada por graves dificultades financieras en diferentes momentos, aunque eso no le ha impedido participar con regularidad en la máxima categoría del fútbol francés, la Ligue1.

Como señalamos, en 2009 y en 2014 resultó subcampeón de la Copa de Francia, perdiendo ambas ante su eterno enemigo bretón, el Guingamp. También llegó a la final de la Copa de la Liga de Francia en 2013, en la cual se proclamaría campeón el histórico Saint-Etienne.

Be1lQYQIEAAnOl4

El Guingamp fue fundado en 1912. Este club siempre ha llamado la atención en Francia por su nombre: su denominación oficial es En Avant de Guingamp, traducible como “Adelante Guingamp”, un nombre único en el fútbol europeo, porque ya incluye un grito de guerra en la esencia del club, fruto de sus orígenes obreros. En Avant era el lema habitual del socialismo francés en los albores del siglo XX. Y los colores del equipo (rojo y negro) remiten a las ideas anarcosindicalistas de sus fundadores.

Pero sobre todo, el Guingamp destaca por un hecho insólito: cuenta con más abonados (9.600) que habitantes en la ciudad (7.276, según el último censo), síntoma del arraigo del club en una localidad que vive de la producción agrícola y los transportes.

999043EagMonaco6

Situada en el departamento de Côtes-d’Armor, a 130 kilómetros de Rennes, capital de la Bretaña, Guingamp es la ciudad más pequeña de la primera y la segunda división francesas. Su estadio, el Roudourou, podría acoger a toda la ciudad, porque tiene una capacidad de 12.000 espectadores, ampliable a 18.000.

Su historia no se entiende sin la figura del empresario Nöel Le Graët, presidente del club desde 1972 a 1991. Bajo su mandato, el Guingamp pasó de ser un club amateur a codearse con los mejores equipos de Francia. Fue presidente de la Liga francesa entre 1991 y 2000 (su gestión del escándalo de corrupción del Marsella le hizo ganar crédito), alcalde socialista de Guingamp entre 1995 y 2008 y es el actual presidente, desde 2011, de la Federación Francesa de Fútbol (FFF).

Cz9OmPCVQAA1qxF

En mayo de 2009 consiguió su primer gran hito a nivel nacional, ganando por 2 a 1 a su rival del Derbi Bretón, el Stade Rennais, en la final de la Copa de Francia, competición que volvió a ganar en 2014 por 2 a 0 ante el mismo rival.

Centrándonos en el mundo de las gradas, señalar que los ultras del Rennes se engloban dentro de un grupo principal, los Roazhon Celtic Kop, los ultras rojinegros suelen exhibir la bandera bretona con asiduidad, además de resaltar su vinculación con la cultura de origen celta propia de la región, incluyendo relaciones de amistad con la hinchada de equipos de igual idiosincrasia como puede ser el caso del Celtic de Glasgow.

C5l6Cz-WUAAK4gB

Por otra parte, los ultras del Guingamp cuentan también con un grupo hegemónico, los Kop Rouge, aunque este está compuesto a su vez por varios grupúsculos con identidad propia como Armoric Clan, Red Boys New School Gwengamp.

Para terminar esta entrada los dos siguientes vídeos; el primero de los ultras del Rennes (Roazhon Celtic Kop), el segundo de los ultras del Guingamp (Kop Rouge):

Postfútbol

Desde el comienzo de los tiempos futbolísticos televisados, la moviola arbitral, entendida esta como el visionado, análisis e interpretación a posteriori de las jugadas polémicas de un encuentro, se ha convertido en un elemento más del juego. Es tan importante lo que sucede en el campo como la discusión que se genera fuera de él. De ahí que no haya partido sin moviola al igual que no hay sonido sin oído que escuche la caída del árbol en mitad del bosque.

De la moviola viven la mayoría de los medios de comunicación, y desde hace años, algunos directivos de club y aquellos jugadores que se han dejado llevar por la ola mediática. Aprovechándose de un deporte tan sentido como el fútbol, los mass media han ido provocando y avivando polémicas estériles destinadas a rellenar los huecos entre partidos, mientras creaban y alimentaban a un nuevo espectador de salón alejado del hincha fiel que cada jornada va a ver a su equipo al estadio.

mqm-la-moviola

Pero si ha triunfado esta propuesta es porque ha contado con la complicidad cada vez menos silenciosa del propio mundo del fútbol: en un deporte tan aleatorio y azaroso, algunos jugadores y entrenadores han visto con buenos ojos agarrarse a argumentos deus ex machina que los exima de responsabilidades deportivas; en un ámbito en el que la política interna cada vez está más desarrollada, muchos directivos han tendido cada vez con más frecuencia a disputar sus propios partidos en los despachos y delante de la prensa.

A diferencia de otras disciplinas deportivas de cuya naturaleza se desprende una reglamentación rígida y clara, el fútbol ha evolucionado como juego en base a una normativa flexible e interpretable, cuyos resultados dinamizadores en el campo son inversamente proporcionales al menosprecio público de su estamento arbitral. Y este es un elemento esencial para que la controversia de la moviola no se apague.

moviolaAVVENIFOTO_52692323

A casi nadie parece interesarle mejorar las cosas (ni siquiera a los colegiados, poco entusiasmados con, por ejemplo, ser ayudados por unos avances tecnológicos que a su vez puedan señalar en directo sus propios errores); y si bien se proyecta una imagen oficial de aceptación del error arbitral como parte del espectáculo, este statu quo se demuestra como una frágil pantomima a la mínima ocasión. Es entonces cuando entra en acción una esquizofrénica lógica de pensamiento aplicada tanto por periodistas, como por jugadores, entrenadores y directivos de clubes: si los árbitros se equivocan a mi favor se debe a un fallo humano, si lo hacen en mi contra existe una mano negra.

Casi nadie se libra de emplear el comodín de la interpretación maniquea. Y la verdad es que esta lógica dialéctica tendría cierta belleza si se adscribiese únicamente a la inutilidad del debate bizantino de barra de bar (o en su prolongación contemporánea 2.0), pero se vuelve absurda cuando el que la formula es una persona del fútbol, y especialmente cuando lo hace desde la atalaya de los grandes clubes, que históricamente han sido los más beneficiados. En esos momentos se vuelve contradictoria y especialmente ridícula.

aficionado-al-ftbol-en-el-sof-41403609

Porque la tramposa naturaleza de esta argumentación solo necesita de un mínimo paso del tiempo para salir a la luz. Baste, por ejemplo, que amaine un poco la tormenta de un F.C. Barcelona que se clasifica para cuartos de final de la Liga de Campeones, remontada mediante, con polémica arbitral, para que el Real Madrid recupere el liderato en Liga esa misma semana con ayuda del árbitro. Y aquí paz y después gloria, o lo que es peor, a seguir defendiendo la misma postura por indefendible que se haya vuelto.

Y es que en el fútbol actual, reflejo del mundo en el que vivimos, los partidos se juegan en el césped pero se ganan fuera; y para lograrlo no importa tanto si se mete un gol como si se consigue hacer creer que se ha metido. En los tiempos de la postverdad, a lo que se juega es al postfútbol.

Canal+Plus+spot

Curva Ovest Lucca, Ultras Lucchese

Club: A.S. LUCCHESE L. 1905

Ciudad: LUCCA (Lucca) (85.984 habitantes).

Provincia: LUCCA (Lucca) (372.244 habitantes).

Región: TOSCANA (Toscana) (3.734.355 habitantes).

La ciudad de Lucca primero fue un asentamiento de la Liguria y por lo tanto etrusco; en el 180 a. C. Lucca se convirtió en una colonia romana. Tras la caída del Imperio Romano, la ciudad fue conquistada por los Godos y en el curso del siglo VI d.C. se convirtió en la capital del Ducado longobardo de Tuscia. A la caída de este último, se convirtió en la sede del Marquesado de la Toscana.

En 1119 Lucca se constituye como comuna libre, para después transformarse en una Podesteria (distrito administrado por un Podesta, nombre dado a ciertos oficiales de alto rango), en el cual el poder era regido por los representantes de la nueva clase de los mercaderes, que estaba comenzando a desarrollarse en aquel período. Junto a la industria de la seda, se desarrolló también una intensa actividad bancaria, gracias a la cual Lucca se convierte en un importante centro económico a nivel europeo.

adesivo_lucchese_Panthers Front_01

En el mismo período, siendo atravesada por la vía Francígena (ruta usada por San Francisco de Asís en su camino hacia Roma), Lucca se convirtió en una etapa fundamental del peregrinaje que llevaba a los cristianos de la Europa septentrional a Roma.

Involucrada en la guerra entre Pisa y Florencia y en la lucha entre los Güelfos y Gibelinos, y dominada por algún tiempo por Uguccione de la Faggiuola, por Castruccio Castracani y por la familia Guinigi, Lucca se convierte en una república en 1430 y mantiene su propia independencia hasta 1799.

curva-83-84-e-84-85-5-300x196

En 1805 Napoleón, bajo solicitud del senado de Lucca, constituyó el Principado de Lucca y Piombino, asignándolo a su hermana Elisa y al marido de ella, Felice Baciocchi.

Con el Congreso de Viena y la Restauración fue creado el Ducado de Lucca, atribuido a los Borbones de Parma. A María Luisa de Borbón le sucedió su hijo, Carlo Ludovico (1824), que reinó hasta 1847, cuando el ducado entró a formar parte del Granducado de la Toscana.  En 1860 Lucca y el Granducado de la Toscana fueron anexados al Reino de Italia.

1369630300

La Lucchese es el club de fútbol representativo de la ciudad. Lucca Football Club fue el nombre escogido para denominar al equipo en el momento de su fundación en 1905.

Los padres fundadores se reconocen en Vittorio y Guido Menesini que al regresar de Brasil, decidieron traer a su ciudad de origen el nuevo juego del football. Hacia el año 1924 el club pasaría a denominarse como Unione Sportiva Lucchese Libertas, su nombre más histórico.

hqdefault

Así se inició una escalada de éxitos que en 1920 llevaría al equipo a la conquista de la Coppa Regionale, a la promoción a la Serie B y a la convocatoria por parte de la Nazionale de dos de sus atacantes: Ernesto Bonino y Johnny Moscardini.

Sin embargo, el verdadero y ansiado final de trayecto llegaría en la década de los años 30, cuando la Lucchese ascendería a la Serie A bajo la presidencia de Della Santina, y la dirección desde el banquillo de Egri Erbstein. Estos serían los años dorados del equipo de Lucca que marcarían una época en la máxima categoría italiana, siendo todavía una escuadra muy recordada entre los aficionados más longevos del calcio transalpino.

281664_2161261481688_1551115341_4030638_2232784_n

Dentro de esta memoria futbolera italiana muy recordados son algunos de aquellos jugadores rossoneri, como Aldo Olivieri, campeón del mundo en París en 1938, Antonio Perduca, Lazzaroni, Petri, Sher, Pescini y Coppa. Los éxitos de la Lucchese en la Serie A duraron tres temporadas consecutivas, pero después, el equipo sufrió una tremenda pájara y acabo retrocediendo a la B.

Después de la Segunda Guerra Mundial todos los clubes estaban buscando su propio renacer después del parón por la contienda. La Lucchese fue refundada en 1945. También se restauró la estructura de la directiva del club y fue elegido presidente Antonio Fontana en sustitución del, muy recordado en Lucca, Della Santina.

lucchese curva notturno

Así fue que a los banquillos del equipo llegaría el técnico húngaro Czing, que en poco más de tres años, devolvería a la Lucchese a la Serie A. En 1935 había sido inaugurado el estadio de Porta Elisa y el equipo, en esta década de los años 40, se reencontraría con los grandes clubes italianos y más fuertes del momento, como Milán, Roma, Inter, Genoa, Lazio y Fiorentina. Estos son los mejores años para los rossoneri teniendo entre sus filas a jugadores de la talla de Nichelini o de Bertuccelli, sin olvidar al famoso bomber Ugo Conti.

Bajo la presidencia de Umberto Paradossi llegarían al equipo los primeros jugadores extranjeros como Toth o Frandsen. Sin embargo, contemporáneamente a esta presidencia, el éxito del equipo se terminaría y después de dos partidos de desempate consecutivos contra la Triestina el equipo acabaría descendiendo a la Serie B en la temporada 1951-52.

curva la lucchese si ama

Descenso este que cambiaría para siempre la historia del equipo: en los próximos años ocurriría el colapso total que terminaría, incluso, con la participación del equipo de Lucca en la cuarta categoría del fútbol transalpino.

Desde entonces el equipo nunca más ha vuelto a participar en la Serie A. Durante todas estas décadas, desde principios de los años 50, el equipo ha estado participando en las Series D, C y B. Siendo su última participación en la división de plata italiana en la temporada 1998-99. Actualmente compite en la Lega Pro (la antigua Serie C).

descarga

Sin embargo, esto no ha hecho que la hinchada de la Lucchese haya dejado sola al equipo en todas estas difíciles décadas. Ni siquiera en los arduos años en que el club se vio abocado a la desaparición, y a la consiguiente refundación, como sucedió en 2008 y en 2011.

Precisamente, esta última refundación de 2011, traería consigo un hecho que demuestra la eterna fidelidad de la tifosería rossonera. Al término de la temporada 2011-12 la sociedad asume el nombre de Lucchese Football Club 1905, pero el nombre histórico de Lucchese Libertas es adquirido por una asociación de hinchas del equipo que se organizan bajo el formato de accionariado popular (siendo uno de los primeros casos en Italia) y que se autodenominan Lucca United. 

306190817

Unos meses más tarde, la estrategia obtiene sus frutos, y los hinchas cederían el nombre histórico que habían adquirido para conservarlo al club refundado: el club de fútbol de Lucca vuelve a ostentar el nombre histórico de Associazione Sportiva Lucchese Libertas 1905.

Dentro de este movimiento por la pervivencia de los símbolos históricos de la Lucchese un puesto importante y relevante lo tienen los ultras de la Curva Ovest Lucca, la ubicación referente del movimiento ultra rossonero. Esta es su historia.

lucche900800800-2

A mediados de la década de los años 70, como en muchos otros lugares de la geografía italiana, comienzan a surgir los primeros movimientos organizados en la Curva Ovest del estadio de Porta Elisa, formados por jóvenes que querían distinguirse para proporcionar un mayor calor y apego a los colores rossoneri.

Así inicialmente nacerían los Alè Lucca Boys Club, que serían seguidos en 1977 con el nacimiento del grupo Ultras, que tenían su sede en el recordado, en Lucca, Bar Duilio. En esos primeros años los controles policiales que se realizan son escasos y en el derbi más sentido por los lucchesi contra el Pisa, se empiezan a movilizar muchos miembros para lo que es una tradición en Italia: defender el territorio tanto como sea posible y mantener la posición ante el eterno rival regional.

lucchesespezia

En los últimos años 70, período difícil que culminó con la muerte de Paparelli (ultra lazial muerto en 1979), nacerían los Forever Ultras (grupo tendente hacia la “izquierda”) dentro de la ola de entusiasmo creado alrededor del equipo que debutaba en la recién constituida Serie C1.

Después de unos años nacerían los Panthers Front, grupo muy compacto, tanto en casa como fuera. Muy duros serían, en aquella época, los enfrentamientos con, sobre todo Pisa y La Spezia, además de con Prato, Pistoiese, Livorno, Reggiana, Carrarese, e incluso, en ocasiones, con Fiorentina, Venezia, Padova y Alessandria.

marco-picchi

En la década de los años 80 nacería un fuerte hermanamiento con los ultras de la Massese (equipo de la ciudad toscana de Massa), con los que se intercambiaron muchas visitas en vista de la proximidad geográfica: la relación dura muchos años, hasta finales de los 90 cuando en la Curva Ovest aparece en escena el grupo Bulldog, grupo con una tendencia de “derecha”, así como el colectivo Bad Boys Lucca. Probablemente el hermanamiento se apagó debido a las diferentes visiones políticas que los de Massa tenían en relación a los Bulldog.

Debido al escaso recambio generacional el grupo guía Panthers Front decide disolverse después de diez años de actividad, por decisión unánime de los fundadores que siempre habían estado a la vanguardia. La falta de nuevos reclutas que les sustituyeran, y que los pocos que se habían sumado al colectivo a menudo no se sentían preparados para asumir algunas grandes responsabilidades como en la organización de los viajes o en poner su propio rostro en los enfrentamientos, harían que se tomara la decisión de la desaparición del recordado grupo.

lu-li-1

Con ellos se pone también fin al intento de hermanamiento con los ultras del Bologna. El sucesivo experimento de Ultras Lucca apenas dura un año y naufraga, a continuación, se intenta seguir con un proyecto unificador de todos los grupúsculos ultras existentes entonces (Gruppo Apparte, Tori Flesciatia, etc), sin embargo, no todo el mundo se adhirió. Este nuevo proyecto se situaría detrás de la pancarta de Commando Ultra Curva Ovest de 40 metros con texto blanco sobre un fondo rojo y negro.

El experimento de unir a los grupos nuevamente fracasó prematuramente: algunos ex miembros del C.U.C.O. junto con otros antiguos miembros de los grupos Vietta Group y Manicomio Sballato deciden fundar el colectivo Ultras en el año 2001 (utilizando el mismo nombre de uno de los dos primeros grupos organizados de Lucca en los 70).

images

Durante estos primeros años del siglo XXI convivirán los grupos Ultras y Bulldog, siendo este último el más prominente de todos: llegando a tener sus miembros tantas diffide que rara vez pudieron estar en los partidos todos los miembros al completo.

También estuvieron presentes desde 2003 los Fedayn, sin embargo, después de sólo tres temporadas el grupo desaparece por la falta de cohesión y de diálogo entre sus miembros. Asimismo aparece en escena Vecchia Guardia en 2005, gracias a la idea surgida de entre algunos ex miembros de los históricos Panthers FrontForever Ultras.

DSC2318

El nuevo grupo de veteranos se disolvería contemporáneamente a la desaparición de la Lucchese Libertas. En el tiempo que estuvieron activos decidieron situarse en la Gradinata en lugar de en la Curva Ovest, no obstante, por su experiencia, participaron muy activamente en la vida de la Ovest dispensando consejos y ayudando a los grupos allí presentes, especialmente a Bulldog.

Otros pequeños grupos compuestos por los más jóvenes, sobre todo procedentes de los barrios (Baby Killers, Badia Korps, etc) han contribuido también, poco o mucho, a la historia de la curva rossonera. La Lucchese Libertas moriría en 2008, con ella morirían la mayoría de los grupos que aún permanecían.

curr-300x199

El resto es historia reciente: un grupo de empresarios fundaría el Sporting Lucchese sin demasiado éxito: a los tres años desaparecería también. No obstante, el viejo espíritu romántico de pertenencia de los ultras lucchesi siguió vigente en estos últimos duros años, no abandonando al equipo por las categorías inferiores del calcio italiano.

Aunque conviene reseñar que la Curva Ovest permaneció cerrada desde 2008 hasta 2014 por no cumplir el estadio con la normativa italiana de espectáculos deportivos, estando tan solo presente el grupo Bulldog en las gradas del estadio durante ese período. 

101

El resto de ultras rossoneri no acaban de mantener una buena relación con este grupo, habiendo en los últimos años problemas internos en la curva, y dejando muchos de estos otros ultras de asistir de manera organizada por su distanciamiento de los Bulldog.

Centrándonos en el capítulo de amistades y enemistades de los ultras de la Lucchese señalar que los rossoneri tienen buenas relaciones con los ultras del Fidelis Andria, los ultras del Rávena, los ultras del Palermo y los ultras del Viterbo, esta última por la enemistad que hay entre los viterbesi y los pisani.

16463927_1386506838061100_8986422569489924096_n

La rivalidad más sentida es la que se tiene con los ultras del Pisa, las dos ciudades se han enfrentado con un odio milenario, y han vertido sus disputas históricas hacia el fútbol. Esta rivalidad es muy sentida por las dos provincias toscanas y trasciende lo futbolístico. El elevado número de campeonatos jugados juntos a lo largo de la historia, sobre todo en la Serie C, ha permitido que las dos facciones ultras se hayan enfrentado de forma continuada.

Muy fuerte es también la rivalidad con los ultras de La Spezia, que a menudo dio lugar a episodios violentos. Otras rivalidades reseñables son las que se tienen por cuestiones “políticas” con los ultras del Livorno, los ultras del Empoli, los ultras del Venecia y los ultras del Cosenza. Existe también una fuerte enemistad con los ultras de la SPAL, y dentro de territorio toscano con los ultras de la Carrarese, los ultras del Siena, los ultras de la Pistoiese y los ultras del Viareggio.

Vídeo con imágenes históricas de los Panthers Front, el grupo disuelto en 1994 más recordado de los ultras de la Lucchese;

ISSN 2530-0822